| Entrevista a Juan Manuel Chávez por Rosana López Cubas |

Conversación y nota muy amplia sobre la Colección del Bicentenario para “Lima en Escena”.
(http://limaenescena.blogspot.pe/2017/06/juan-manuel-chavez-hay-vision.html)

El gestor e impulsor de la Colección del Bicentenario nos ofrece algunos alcances sobre esta interesante selección de ocho novelas que abordan con profundidad histórica y un notable despliegue de imaginación, una época fundacional del Perú y el continente americano…

1. Juan Manuel, la Colección del Bicentenario rompe con un periodo de la historia del Perú que acostumbramos leer desde nuestra época de colegiales y universitarios. Me refiero a esa historia canónica, rígida y académica. ¿Cómo, a través de la ficción, se da este quiebre y se recrean ochos originales y atractivas historias que destacan por la humanización de los personajes, situaciones y hechos?

La ficción, que no busca reflejar la realidad, permite desmontar cualquier pasado de hechos y personajes con el fin de orquestar esas piezas de un modo diferente, ya sea bajo una intención o varias. Así, las novelas de la Colección del Bicentenario son un diálogo con el periodo de la independencia, aunque no es una conversación armónica ni complaciente. Desde la literatura, este diálogo es preguntón, descreído, irónico; hambriento por develar. Hay visión muy contemporánea en quienes escribimos para la colección, a la hora de abordar este tiempo fundacional del Perú; no exagero al decir que esto se parece a lo se hace con un animal en el mercado: abrimos por un lado la historia y extraemos lo que se necesite para servirlo, trastocado, al lector.

2. ¿Por qué esta necesidad de enfocarse y recrear el periodo de la independencia?

Me gusta la palabra “necesidad” en tu pregunta. A la luz de que nuestro país no se ha elevado por encima de sus inicios corruptos, marginadores y clasistas, aquellas taras que abundaron en el nacimiento de la República y todavía persisten, considero esencial que miremos ese periodo bajo los anteojos de la ficción; y realizarlo con amplitud y predisposición a la diversidad. Una raíz de lo que somos está sembrada en los años de las luchas independentistas; ir hacia ella es un viaje hacia atrás que nos permite vislumbrar lo que tendremos delante. Escribir, quizá, es una excusa de lo pretérito para iluminar el futuro.

3. ¿Cuál es el punto, el hilo con el cual se entretejen estas ocho historias?

La Colección del Bicentenario reúne publicaciones que abordan situaciones y personajes del periodo independentista; ya sea una revuelta en Cusco (como lo hace Claudia Salazar Jiménez) o la fuga de un español en Potosí (como lo hace David Lozano Garbala). En tal sentido, de un libro a otro hay personalidades en común como José de San Martín o Torre Tagle; aunque, también, espacios de convergencia como las ciudades de Lima o Huancayo. Así, puestas en conjunto, las novelas parecen mapas diferentes que, al superponerse entre sí como objetos algo traslúcidos, brindan un panorama de discrepancias literarias y de entrecruzamientos temáticos.

4. ¿De qué manera la Colección de Bicentenario enriquecerá el Plan Lector que algunas escuelas públicas y privadas han puesto en marcha desde hace un puñado de años?

Me arriesgo a decir que ninguno de los libros, ya sean las ocho novelas o el diario traducido al español, fue concebido especialmente para el consumo de los adolescentes y jóvenes. Sin embargo, siendo estos libros para el público general, algunos abordan subtemas como el maltrato escolar o la amistad en la niñez que definitivamente sintonizarán con los estudiantes de colegio. Además, varios de los autores encontramos un tono de narrar y optamos por un par de personajes en la ficción que imagino muy atractivos para ese tipo de lector en formación. Los centros educativos que adopten la Colección del Bicentenario podrán disfrutar de un tipo de literatura que no abunda en los planes lectores y que, por su naturaleza, es esencial para la formación de los futuros ciudadanos: la novela histórica. Este tipo de novela es una plataforma literaria que es muy útil para que los docentes abran debates en torno a la identidad, el conflicto, la idea de pertenencia a un lugar y el valor de la herencia cultural para la conformación de una sociedad; esto, sin desmedro del esparcimiento artístico. Soltamos los libros de la Colección de Bicentenario, tan bien documentados y creativamente escritos, como una oportunidad para reencontrarnos con la reflexión sobre lo peruano.